lunes, 6 de abril de 2015

Mona de Pascua

La Mona de Pascua es un postre de gran tradición en el Mediterráneo que proviene de la munna árabe y que, en mi zona, tomamos principalmente en Semana Santa y Pascua. Tuve que irme a Valencia para aprender que no todas las monas son iguales y que lo que para mi son monas para ellos son "panquemaos" y que sus monas tienen formas de animales y siempre llevan huevo y anisetes y en Cataluña pueden ser maravillosas esculturas en chocolate.
La receta que os propongo hoy es la Mona de Pascua tradicional, al menos la de mi zona, hecha a la manera antigua, amasando a mano y respetando al máximo los tiempos de reposo. La tenía preparada desde hace algún tiempo y hoy, Lunes de Mona, ha llegado el momento de su publicación.


Para conseguir esta receta no se me ocurrió mejor fuente que mi abuela y, por eso, le tengo un gran cariño. Mientra ella me dictaba, aconsejaba y prevenía de lo pesado que era hacerlas, yo copiaba intentando no perder detalle. La mejor parte vino una vez en casa, cuando intenté descifrar lo que había escrito. Para empezar tuve que dividir entre 4 todas las cantidades, ¿¿¿cómo iba a poder amasar yo 4 kg de harina??? y, por otra parte, todos sabemos que si para las abuelas las cantidades exactas no existen, los tiempos mucho menos.. así que tuve que llamarla varias veces para que me especificara un poco más en qué consiste: "hasta que admita", "según vayas viendo" o "cuando haya subido".. También fue así como me enteré de que las monas dormían y se despertaban y que si se despiertan mientras tú estás durmiendo puede que se bajen y duerman para siempre perdiendo todo el trabajo hecho, así que más te vale que te pongas el despertador y les eches un vistazo durante la madrugada. Por eso es importante controlar el lugar y la temperatura de reposo ya que de ellos dependerá el tiempo que necesite nuestra masa para "levar", si añadimos calor (en forma de estufa o mantas) será más rápido mientras que si está en un ambiente más frío será más lento.


Esta mona la puedes acompañar con un delicioso chocolate caliente, no hay mejor manera de reponer fuerzas al volver de ver las procesiones de Semana Santa, o con una buena tableta de chocolate o, incluso, longaniza de Pascua cuando te vas al campo a pasar el "Día de la Mona" y si tu mona lleva huevo tendrás que esclafarlo en la frente de otra persona.


Mona de Pascua, para 3 monas medianas
(basada en la de mi abuela)

Masa madre o creciente (todo a temperatura ambiente)
  • 130 ml agua
  • 20 g levadura fresca de panadero
  • 250 g harina de fuerza

Masa principal (todo a temperatura ambiente)
  • 1 kg harina de fuerza
  • 500 g azúcar
  • 1 pareja de gaseosas
  • 125 ml aceite
  • 125 ml agua
  • 5 huevos
  • ralladura de limón (al gusto)
  • canela (al gusto)

Masa madre o creciente. Deshacemos la levadura en el agua y mezclamos con la harina de la masa madre hasta formar una bola. No es necesario que quede totalmente homogénea, solo formar una bola. La ponemos en un bol grande y la tapamos con una manta (para añadirle calor) y la dejamos que suba, hasta que triplique su volumen, unas 3 o 4 horas.

Masa principal. En un recipiente grande montamos las claras a punto de nieve, se añaden las yemas y se mezcla bien. Incorporamos el agua y el aceite, un poco templados, y el azúcar y removemos hasta que se deshaga bien. A continuación, añadimos la ralladura de limón y la canela, volvemos a mezclar. Añadimos la creciente que hemos preparado con antelación y la harina con la gaseosa. Ahora toca trabajar muy bien la masa, amasando hasta conseguir una masa lisa y homogénea, (si optas por hacerlo por el método tradicional como yo, amasando a mano, seguramente acabarás con agujetas pero desestresa que no veas). Cuando tengamos lista la masa, formamos una bola y la dejamos reposar en un bol tapado con una manta hasta que doble su tamaño, unas 3 horas en ambiente cálido. Cuando haya doblado su tamaño, formamos las monas, tres de tamaño medio y las ponemos en las bandejas de horno con papel vegetal, ahora las ponemos a dormir otras 3 o 4 horas tapadas con la mantita. Una vez han despertado y han alcanzado el volumen óptimo las manchamos con huevo batido y espolvoreamos azúcar por encima. Horneamos a 180ºC en la parte central baja del horno, unos 30 minutos o hasta que adquieran el color tostado, si vemos que se nos tuestan demasiado por arriba podemos cubrirlas con papel de aluminio mientras se terminan de cocer.


Ya podemos echarnos las monas al capazo e irnos a pasar el día campo. ¡Yo me voy ya! me encanta pasar el "Lunes de Mona" en el campo con mi familia.

¡Espero que os gusten y os animéis a hacerlas!

Feliz y dulce semana, besicos!

M.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...