lunes, 10 de marzo de 2014

Magdalenas de calabaza y jengibre

Como os decía en el Pastel de calabaza y chocolate hasta hace relativamente poco no me gustaba la calabaza. Pues bien, desde que la descubrí se ha convertido en un básico en mi cocina, ya sea para recetas dulces como esta o para arroces o cremas.


Sí sí, sé que no es otoño y que no estamos en fechas de calabazas, aunque también es verdad que la estacionalidad se está perdiendo y ahora podemos encontrar de todo en las fruterías casi durante todo el año. 
Pero esta calabaza sí era de otoño, me la regaló una amiga y en su día solo gasté la mitad en un delicioso arroz con calabaza. Estaba liada con otras cosas y tenía la cocina y los dulces y el blog un poco abandonados, así que opté por partirla en varios trozos y congelarla.


Nunca había congelado una calabaza pero pensé que podría funcionar y así la tendría disponible para cuando pudiera usarla como merecía. Al descongelarla su textura había cambiado y la piel se había vuelto blanda pero como terminaría haciendo un puré con ella eso no fue un problema en este caso. Para el arroz y otras recetas donde la vayamos a comer en trozos no recomiendo usarla después de congelarla ya que su textura queda un tanto extraña (sí, hice arroz de nuevo y no me gustó mucho como quedó la calabaza).


La receta que os propongo hoy es muy sencilla de realizar, solo hay que llevar cuidado con una cosa y es escurrir muy muy muy muy muy bien la calabaza después de rallarla, ya que si incorporamos agua a la masa el resultado estará rico de sabor pero quedará un bizcocho compacto, nada esponjoso.
Estas magdalenas quedan superesponjosas y con el toque de jengibre te encantarán si te gustan los sabores especiados. Como en otras ocasiones, vuelve a ser una receta sin lactosa.

Magdalenas de calabaza y jengibre, para unas 12
  • 230 g calabaza rallada y bien escurrida
  • 2 huevos
  • 140 g azúcar moreno
  • 120 ml aceite de girasol
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 120 g harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • 1 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1 1/2 cucharadita de jengibre molido
Precalentamos el horno a 180 ºC (160 ºC si es con aire)
Rallamos la calabaza, escurrimos y secamos bien con papel de cocina para quitar el exceso de agua. 
Batimos los huevos con el azúcar durante algunos minutos y añadimos el aceite y el extracto de vainilla. Tamizamos la harina junto con el bicarbonato, la sal, la canela y el jengibre. Vamos añadiendo esta mezcla a la de los huevos y el azúcar poco a poco y sin dejar de batir hasta que queda perfectamente incorporada. Por último, añadimos la calabaza y mezclamos bien con una cuchara de madera.
Repartimos la mezcla final en los papelitos para magdalenas llenándolos 2/3 y horneamos unos 20-25 minutos o hasta que el palillo salga limpio. Se dejan reposar unos minutos en el molde y se pasan a una rejilla para que enfríen bien.


¡Espero que os guste!

Feliz y dulce semana, besicos!

M.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...