lunes, 4 de agosto de 2014

Bizcocho de Té Chai

Hoy os propongo una receta sencilla y riquísima para acompañar vuestros desayunos veraniegos: Bizcocho de té chai. 
Se trata de un té originario de la India. Los ingleses decidieron plantar té en su colonia en la India en el s.XIX para hacer competencia al proveniente de China. El gusto de los hindúes por las especias hizo que se añadiera gran variedad de ellas en este té. Así. el té chai está compuesto por té negro, canela. cardamomo, jengibre, clavo, pimienta negra y nuez moscada. Partiendo de esta base podemos hacerlo a nuestro gusto variando la proporción de las especias según nuestros gustos, incluso eliminar alguna, hacerlo con agua o leche o endulzarlo de diferentes maneras (azúcar moreno o blanco, miel, edulcorante..)


Después de contar todo el rollo anterior sobre el origen del té chai y sus componentes, debo confesar que para hacer este bizcocho recurrí a unas bolsitas de Té Chai (ya preparado) de Hornimans que tenía en casa, resulta más cómodo y recurrente si no dispones de todas las especias que lleva, pero lo puedes hacer tú mismo y a tu gusto usando los ingredientes antes mencionados.
El bizcocho resultante queda bastante húmedo y con un sabor a especias espectacular suave al principio para acabar con un ligero toque picante, os encantará si os gustan las especias.



Bizcocho de té chai
  • 200 ml agua
  • 100 ml leche 
  • 4 bolsitas de Té Chai (yo use de Hornimans)
  • 200 g azúcar moreno
  • 100 ml aceite de girasol
  • 2 huevos
  • semillas de una vaina de vainilla
  • 250 g harina
  • 1 cucharada levadura (tipo Royal)
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • una pizca de sal
Precalentamos el horno a 180ºC
Comenzamos preparando el té. Para ello ponemos en un cazo el agua con la leche. Cuando empiece a hervir apagamos, retiramos del fuego y añadimos las bolsitas de té. Tapamos el cazo y lo dejamos infusionar unos 5 minutos. pasado este tiempo escurrimos bien las bolsitas, ya tenemos nuestro té preparado para el bizcocho. Reservamos.

En el bol de la batidora ponemos el aceite con el azúcar y mezclamos muy bien. Añadimos los huevos de uno en uno batiendo bien tras cada incorporación. Añadimos las semillas de vainilla al té y reservamos. Tamizamos la harina con la levadura, canela, jengibre y sal, reservamos. Batiendo a velocidad baja, iremos añadiendo la mezcla de harina en tres partes intercalándola con el té que lo echaremos en dos, así empezamos y acabamos con la mezcla de harina. Seguiremos batiendo a velocidad lenta hasta que queden todos los ingredientes perfectamente incorporados y la masa sea homogénea. 
Vertemos la masa en un molde previamente enharinado y horneamos unos 35 minutos o hasta que el palillo salga limpio. El tiempo dependerá del tipo de molde que usemos, yo con 35 minutos tuve suficiente.

Lo dejaremos enfriar primero en el molde y luego lo pasaremos a una rejilla para que termine de enfriarse evitando condensaciones.

Por último, antes de servir espolvoreamos un poco de azúcar glas para decorar.




¡Espero que os guste y os animéis a hacerlo!

Feliz y dulce semana, besicos!

M.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...